eye

Terapia ansiedad

La Terapia Cognitivo-conductual tiene como propósito la intervención y modificación de los pensamientos y comportamientos que provocan un malestar en el sujeto. El abordaje de los problemas en el paciente se lleva a cabo analizando los procesos mentales que este realiza y que se encuentran en la base de un enfrentamiento disfuncional que le provoca malestar. Por tanto, es importante conocer cuáles han sido los aprendizajes que ha tenido a lo largo de su vida, cómo percibe su entorno y los acontecimientos que le ocurren y los razonamientos y comportamientos que lleva a cabo consecuentemente.

Características de la Terapia Cognitivo-conductual

  1. Es de corta duración, en nuestro centro existen programas de cinco sesiones.
  2. Tiene un enfoque donde el paciente se convierte en sujeto activo, buscando que aprenda a enfrentar -primero acompañado del terapeuta, posteriormente sólo- su problema. Es decir, el terapeuta guía pero hace responsable al paciente de los cambios que necesita para mejorar su salud.
  3. Tiene un reflejo inmediato en la calidad de vida del sujeto, que observa desde la primera sesión cambios en su día a día.
  4. Incluye aprendizajes y tareas que el terapeuta plantea al paciente para que lleve a cabo en su vida diaria y aprenda desde el primer momento a enfrentar el problema.
  5. Está orientada al hoy y ahora, a la reflexión breve sobre el pasado pero con vistas al momento actual y a evitar problemas en el futuro vital del paciente.

Es habitual que el paciente le comunique al terapeuta que es consciente de dónde se encuentra el problema, pero se muestre incapaz de resolverlo por sí solo. Esto se debe, entre otras variables, a que la conducta humana es un cuadro formado por la herencia, el aprendizaje y la infinidad de relaciones que entre estos dos elementos se establecen, en un proceso de retroalimentación multidireccional que tiene como expresión la conducta, es decir, los pensamientos, las acciones y las emociones.

Esta terapia se aleja de los planteamientos mecanicistas y pasivos representados por el conductismo o la psiquiatría, devolviendo al sujeto el control de su vida. El psicólogo busca descubrir junto con el paciente la raíz de sus problemas, sus errores en las valoraciones que realiza de la dificultades vitales ante las que se encuentra, para lograr el aprendizaje de estrategias adaptativas, flexibles y funcionales que le permitan enfrentarse a ellas. El profesional aquí tendrá la misión de evaluar el problema, analizar dónde se encuentra el error al enfrentarlo y, finalmente, cambiar la respuesta equivocada del paciente.